sábado, 22 de noviembre de 2008

la anciana

La anciana, ataviada con un abrigo largo y un fular alrededor del cuello, para tapar las arrugas de su piel, le preguntó al muchacho que se detuvo junto a ella en la parada del autobús:
-Joven ¿qué necesito para ser una princesa?
El chico miró a la extraña sorprendido, y se encontró frente a unos ojos claros, diminutos, y una nariz chata, centrando el paisaje de dos mejillas encendidas...
Él no respondió.
-¿Necesito un castillo?-aventuró la mujer.
Él no respondió.

-¿Necesito un príncipe?-insistió ella.
Él no respondió.
-¿Necesito un tesoro?

Él no respondió. No sabía qué responder.
Los ojos de la mujer se empañaron. En ese instante, el joven tan solo vio sus ojos...

-No necesita nada de eso-terminó diciendo
el muchacho-Un castillo lo puede comprar con dinero, un tesoro son sus ojos, y su príncipe podría serlo incluso yo... Lo que necesita para ser una princesa... es volver a sentirse como una niña...

14 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Nalia, cuando eres mayor también te puedes convertir en princesa, los hombres somos niños grandes en las noches nos sentimos solos, y cuando tenemos pesadillas nos abrazamos de las mujeres( nuestra Princesa) buscando que nos protejan de las sombras, sonreímos cuando nos abrazan y ocultamos la sonrisa porque después de todo somos hombres, no estamos hechos para andar por hay diciéndole al mundo que por las noches sentimos miedo, que no encanta cuando, nuestra Princesa nos dicen al oído que nos quieren y nos besa en la cara cuando estamos mirándola recostada en la almohada.

En las noches buscas su calor, en las tardes su mirada, cuando estas triste su voz, cuando estas contento su sonrisa, si estas lejos solo su recuerdo te da ánimos, y cuando la besas es en el único momento en el que verdaderamente cierras los ojos.
Creo que encuentras el amor verdadero cuando encuentras esa Princesa que por fin entiende que aunque tu lleves la riendas, tu tomes las dediciones, la abraces para protegerla, le tomes de la mano para que recuerde que vas caminando a su lado y vas a protegerla no importa lo que pase, seas mas fuerte o aportes mas dinero en la casa, todo lo que es verdaderamente importante, absolutamente todo, depende de ella. de tu Princesa
Cuando descubres todo eso es cuando te das cuenta de que estas enamorado de una mujer, tu Princesa verdaderamente hermosa, no importa nada más si la tienes a ella a tu lado, si la tienes dile lo hermosa que es, ámala, valórala, respétala y cuídala y dile que es para ti una Princesa, tu Princesa
Un besico

Rayco dijo...

Lo que necesita para ser una princesa es dejar un mundo de autobuses!!!

AiLeoN dijo...

Uyy, pensaba que el niño se enamoraría de la anciana. Naa, cosas de domingo!

Bromas a parte, me ha gustado mucho. Para empezar el tema de la anciana que pregunta qué necesitaba para ser princesa, y el silencio del niño que sólo habla ante los ojos llenos de lágrimas de la anciana.

Sentirse de nuevo niña, y quererse. No hay mejor pócima que quererse a uno mismo para sentirse princesa, príncipe, rey o incluso bruja o bufón, según quiera cada uno.

¡Qué fácil es hablar! A mí me cuesta...

Me ha gustado mucho Nalia, incluso se me ha quedado corto, lástima! Me hubiera gustado leer más...;(

Un besito, cuídate

Nalia dijo...

Juan Antonio: antes de nada, quiero decirte que me alegra mucho que estés visitando mi blog, siempre es bueno encontrar nuevas personas con las que compartir! tienes razón en lo que afirmas sobre las "princesas" aunque realmente no pienso que las mujeres necesiten un hombre para sentirse princesas, sino que deben serlo ellas mismas! no obstante, sí que es verdad que a todas nos encantan ser las "princesas" de alguien... un besito!!

Nalia dijo...

Rayco: sí, una princesa debería ir en limusina o en jet privado no crees? ;)

Aileon: de verdad me encanta que te haya gustado el relato jeje, porque cuando lo escribí temía que tuviera mala acepatación, por ser un poco diferente a lo que suelo escribir... (al menos en el formato, no el la esencia)

sabes? la inspiración para escribirlo llegó la semana pasada, cuando en la cola del sabeco, una anciana le dijo a su cuidadora: "Cógeme un huevo kinder, corre, que no lo había visto" y la cuidadora se lo dio y le preguntó que si era para su nieto. La anciana se río y respondió, algo sonrojada: "Es que me encanta el chocolote... y a veces salen dentro unos muñequitos muy bonitos" La cuidadora sonrió y le dijo : "a todos nos encantan las sorpresas"

Celes dijo...

ay pero qué tierno!!

Yo quiero un chico asi! jajaja

un beso

DAVID dijo...

Bonita historia, se me izo corta porque se hacia interesante espero, la segunda parte un beso wapa

Narya dijo...

Mola la historia..

Aunque a mi una anciana en la parada me pregunta eso y... la tomo por loca.. jejeje

Es cierto que nadie deberia perder al niño que llevamos dentro

Lúcida dijo...

Qué original... ya veo que los relatos también los bordas ;)

elniñotriste dijo...

Era yo el niño de la parada de autobus?jajaja Podría ser perfectamente, que parece una respuesta mia jajaja

Esa es la única manera de pensar posible para alcanzar esa felicidad Esa es una de las principales razones por las que no quiero ni pienso crecer

Volver a ser niña, creértelo y disfrutarlo es la única manera de ser princesa...

Me ha encantado rubia Mucho, de verdad CUidate wapisima Muxus & Rekuerdos desde el Norte!

el piano huérfano dijo...

Esa niña esta y existe, ¿sabes donde? Dentro de ti, todas y todos tenemos un niño o niña dentro de nosotros, acaricial, dale sus caprichos, quierela y sobre todo haz la sentir que es princesa, porque es princesa de verdad.

Nalia dijo...

celes: no sé, creo que al chico le debió venir la inspiración así de pronto, la anciana le inspiró...

david: gracias por tus halagos, ya veremos si hay segunda parte, jeje, pero ya sabes que segundas partes nunca fueron buenas...

Nalia dijo...

narya: jeje pobre anciana... ¿loca? ya veremos cómo estamos nosotrosas a su edad...

lúcida: gracias, ojalá fuera cierto que los bordo... simplemente escribo lo que siento :)

isuntza: tranqui, tú y yo no necesitaremos nunca nadie que nos recuerde que seguimos siento niños... ¿o me equivoco?

Nalia dijo...

el piano huérfano: sí, ya sé que esa niña sigue existiendo, y te haré caso, la trataré bien y no la dejaré escapar...