sábado, 9 de febrero de 2008

deseo

me desnudas con tus ojos aun cerrados
me recorres, me palpas, me acaricias
en tu mente que juega a quererme,
a adorarme, a sentirme, a poseerme
desnuda entre un mar de besos
en el que tu nadas con deseo frenetico
con anhelo de hacerme tuya
y fundir tu cuerpo con el mio
sabes que te pertenezco aunque lo niegue
sabes que me entrego a ti aunque trate de huir
porque me hechizaste con tus versos
y mi amaste sin yo quererlo
me deseaste una noche y me llenaste de besos
y ahora no pienso ni lloro ni río
solo siento que me fundo contigo
que recorres mis piernas, mi cintura, mis pechos
que te desfogas con solo rozarme
y que yo contigo pierdo mis miedos
que estas hecho para mí
y ninguna mujer podrá reemplazarme
porque te quiero
porque te deseo
y tú, en silencio y desnudo,
no recuerdas ni tu nombre
solo en mío, que alzas
entre suspiros de anhelo

6 comentarios:

Rayco dijo...

Vaya, no me esperaba un poema así escrito por ti. Interesante...;-)

nalia dijo...

Joer, ¿por qué no te lo esperabas? Yo soy ecléctica.

Rayco dijo...

Vale, no digo nada que luego dices que me quejo mucho... es que yo acabo de llegar a tu blog.

nalia dijo...

No, no, opina lo que quieras, jeje, si me encantan tus comentarios!!

Rayco dijo...

Vale, pues eso, que no me lo esperaba pero está muy bien. Lúcido y pasional. Tenlo en cuenta que me he convertido en un fan tuyo.

nalia dijo...

Ja ja, pues muchas gracias. Yo también leo tu blog. Me gusta.